Sobre la “convergencia educativa” andaluza. (Josefa Estepa)

La Convergencia educativa andaluza y su pasión por la evaluación.

Josefa Estepa

Sobre el “Dictamen de la Comisión de Educación en relación con el informe del Grupo de Trabajo relativo a la convergencia educativa en Andalucía”.

El mismo nombre ya me llama la atención: “convergencia educativa”; siempre pensé lo educativo como una puerta abierta a lo diferente, a la divergencia, y creo que ahí está su riqueza. El término convergencia únicamente puedo entenderlo desde la globalización, el borramiento de las diferencias.

El mencionado informe hace una breve descripción de la situación de la educación en Andalucía, da una serie de datos y presenta las propuestas de los distintos grupos parlamentarios.

En su texto hace mención de la composición del grupo de trabajo que elabora el informe. Observo que entre sus componentes están los sindicatos, representantes de ampas, defensor del pueblo, etc. Un gran abanico de representaciones, pero echo de menos algún componente que ejerza a pie de obra, o mejor dicho de pizarra, y no de despacho. ¿Dónde están los docentes en activo? ¿No tenemos nada que decir en este asunto?

Conforme voy leyendo, me voy encontrando con la repetición de un término que ya en la Ley que elaboró el gobierno de otro partido político hace unos años aparecía incansablemente: RESULTADOS. En alusión a la situación económica actual dice textualmente ”…hacer de la educación uno de los pilares básicos en que asentar una nueva economía más sostenible.” (¿filosofía de empresa?). Empiezan a sucederse las comparaciones: de Andalucía con respecto al resto de CCAA, de España con respecto al resto de países europeos y a la OCDE. Se observa un esfuerzo e interés por igualar cifras. Pero, ¿se pueden comparar contextos tan diferentes como por ejemplo Andalucía y Cataluña? Hay que tener en cuenta que muchos de nuestros jóvenes tienen que salir de Andalucía a ganarse el pan. La Educación no es un ente aislado de lo económico, de lo cultural ni de lo social. Si Andalucía vive en letargo, la educación andaluza no puede estar en pleno vigor. Igualmente a nivel de países de la Unión Europea: hace dos días que nuestros temporeros iban a Francia a la uva, o a Alemania a la construcción o la industria. Por entonces allí ya se podía hablar de educación. Se resalta en varias ocasiones que estamos, a nivel de resultados educativos sólo por delante de Grecia y Portugal ¿Tan por encima de ellos hemos estado antes?

Hay referencias a la sociedad del conocimiento, ¿conocimiento o desconocimiento? ¿Y el pensamiento? No lo encuentro por ninguna parte.

Se habla de la formación del profesorado (ese término neutro en el que no consigo reconocerme; ni profesor, ni profesora, profesorado y fuera todos): “…será necesario incidir en la formación inicial…” ¿Eso quiere decir que también se va a controlar la formación, aunque después de terminar estudios el sujeto se dedique a otra cosa? Igualmente se refiere el documento a “incentivar económica y profesionalmente las buenas prácticas docentes” ¿Cómo con el plan de calidad: si te portas bien te doy cinco duros? “Una formación permanente de calidad”: y desde los CEP se echan grupos de trabajo para atrás porque no gusta el nombre del tema a tratar: el malestar en el docente. Y ahora se nos viene encima todos los esfuerzos que ha hecho la Administración en los últimos años para mejorar la calidad de la educación : ordenadores para todos y centros bilingües: ¿qué se hizo con el espacio de las clases? Un buen lugar para fabricar autistas. Y ahora a invertir más, porque ya se están cambiando clases completas de ordenadores. Mientras tanto yo cierro mi clase para ir a sustituir cuando falta alguien.

El punto 3 del documento se titula fortalezas y debilidades del sistema educativo andaluz: Cuatro folios completos de datos estadísticos comparativos, de fracaso escolar, de inversiones, etc, etc.

Ahora le toca a las virtudes: la mejor la equidad. Claro que existe equidad, y si no que se asome cualquiera a las ocho y media de la mañana y observe las paradas de los autobuses de los centros privados, están a rebosar. En los públicos, a veces sólo quedan los que no pueden irse, y los maestros, que a este paso ya nos iremos también: Eso sí, equiparados, u homogeneizados todos. Todos los que se quedan, claro.

En el punto 4 de nuevo se relaciona economía y educación: “…la crisis económica internacional ha puesto de manifiesto que no hay convergencia económica sin convergencia educativa.”  (sin comentarios) y más adelante:”El futuro demanda un cambio de modelo productivo…la nueva economía sostenible, y al volante de la misma está la educación” ¿Nos deja este planteamiento la educación al servicio de la economía? ¿Y el sujeto de la educación, al servicio de quién?

En referencia al profesorado dice que hay que potenciar el reconocimiento, la autoridad, etc. Pero sin embargo recuerdo que en ningún momento aparece por ninguna parte la opinión de los docentes, ni creo que se los haya tenido en cuenta para nada.

Igualmente hace hincapié en que hay que aumentar la autonomía de los centros, igual así dan menos problemas. Y evaluación por todas partes y a todas horas, porque hay que rendir cuentas y mostrar resultados. En las medidas a adoptar aparece repetidamente seguimiento, evaluación interna y externa, revisar, elaborar informes, establecer procedimientos de evaluación, establecer programas de colaboración con las familias.

Como medida a adoptar figura también la formación de los docentes en cuanto a necesidades educativas especiales y se hace un propósito de mayor inversión ¿Y el uso que se le da a la inversión?

Más adelante encontramos, “La autonomía de los centros debe ir unida a un modelo de dirección eficaz” ¿Qué modelo de dirección proponen? Encontraremos un director implicado en el trabajo de las aulas: más control.

En cuanto a los medios de comunicación ”…se hace necesario establecer acuerdos de colaboración con los medios de comunicación social.” ¿Más control?

En la página 20 “La evaluación constituye una herramienta imprescindible para conocer por donde vamos y si estamos lejos del sitio al que queremos llegar”.

En las intervenciones posteriores de los diferentes grupos parlamentarios no aparecen diferencias significativas de planteamientos, simples matices que no cambian sustancialmente el asunto.

CONCLUSIONES.-

-Este texto me hace pensar en dos conceptos muy diferentes de educación: uno el que maneja la Administración, como elemento de control ideológico y social y otro  el que tenemos los que creemos en la educación como otra cosa que dé lugar a sujetos capaces de convivir y relacionarse en paz con los demás.

-Que existe una gran contradicción entre lo que se dice y lo que se hace. No interesa la calidad de la educación, lo que interesa es la cuantificación de los resultados y las estadísticas, aunque como en este estudio nada tengan que ver con las escuelas  en las que trabajamos con los niños y las familias cada día.

-Y por último señalar que si para hacer una casa se necesitan 200 ladrillos y sólo tenemos 100, por más que contemos los que tenemos, no se van a multiplicar, salvo que aparte de contarlos trabajemos por conseguir los que nos faltan.

 Josefa Estepa.

 (Música de fondo: No controles, de Alaska)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: