Diario de Campo 1

RESEÑA DE LA PRIMERA REUNIÓN DE TRABAJO

 Fecha: viernes 22 de enero 2010 – Lugar: Facultad de Políticas – Granada

Participantes: Sergio Hinojosa, psicoanalista y profesor de Secundaria; Juan Irigoyen, profesor de Sociología de la Salud; Enrique Nogueras, profesor de Filología Románica; Manuel Valle, profesor de Secundaria; Jesús Ambel, psicoanalista, psicólogo del Ayuntamiento de Granada (responsable); Juan Calatrava, profesor de, Decano de la Facultad de Arquitectura. (excusa su asistencia).

 

Desarrollo de la reunión

 Jesús Ambel comienza la reunión agradeciendo la respuesta de cada uno a la convocatoria. Propone a los participantes un intercambio de opiniones sobre el texto de presentación de las Jornadas y explica los medios con los que podemos contar para facilitar el trabajo por venir. Gracias a Juan Carlos Ríos, responsable del ICF en Granada, podremos contar con una página Web para alojar allí los “Textos de Orientación” que vayamos recopilando y el “Diario de Campo” que vayamos elaborando conforme avancen los trabajos. Agradece también a Blanca Fernández, actual Directora de la Comunidad andaluza de la ELP, habernos cedido una dirección de correo para que sirva de enlace y a José Luis Chacón, secretario local de la ELP, por dejarnos el local de la Sede de la Escuela en Granada para las reuniones por venir. Las Jornadas se podrán convocar, en su opinión, cuando tengamos los temas trabajados y podamos establecer un programa estructurado de intervenciones cortas y precisas (6500 caracteres con espacios incluidos) que aseguren el work-in-progress. Mientras tanto, propone mantener una serie de reuniones preparatorias e ir invitando a profesionales de la educación que compartan las preocupaciones actuales sobre las consecuencias de la evaluación en la vida escolar.

 Sergio Hinojosa toma la palabra para dar a conocer su opinión en el sentido de trabajar la llamada “política de calidad” en torno a las normas ISO que ahora se implantan por doquier. Conoce a un compañero que ha trabajado el tema y le invitará a venir a dialogar con nosotros.

 Juan Irigoyen recomienda tener en cuenta la noción de “intensidad” puesta en marcha por Larson, un sociólogo, en los años 70.

 Sergio Hinojosa vuelve a intervenir para recordar la diferencia que establece J-C. Milner en “La política de las cosas”, entre el Estado-Ley y el Estado-contrato. A este respecto, informa de que, en la actualidad, cada Colegio e Instituto va a firmar un contrato con la Delegación de Educación para gestionar las políticas educativas.

 Juan Irigoyen interviene para preguntarse “¿de dónde viene esto?”. Su respuesta apunta hacia las lógicas de la empresa, tanto en lo que se refiere a la “calidad” como en lo referente a la “evaluación, es decir, la implantación en la vida escolar de una tecnología individualizadora (en el sentido de Milner cuando habla de “práctica de aparatos”) con consecuencias devastadoras sobre los lazos y vínculos tradicionales en la comunidad educativa. Se comprometió a portar un texto suyo sobre “calidad y competencias”.

 Enrique Nogueras tomó la palabra para mostrar su interés en trabajar el tema de la industria que genera la evaluación. En concreto, era de su interés esclarecer la figura de los “expertos evaluadores”.

 Manuel Valle recordó a Louis Althusser cuando hablaba de los aparatos ideológicos del Estado como los encargados de la formación de los trabajadores. En su opinión, ahora es directamente el capital el que se encarga de esa tarea.

 Jesús Ambel propuso trabajar el tema de la “cientificidad” de la evaluación porque, en su opinión, la etiqueta “ciencia” otorga autoridad a un poder político que acuerda con la ideología de la evaluación, la gestión de los diferentes dispositivos.

 Juan Irigoyen recordó a esos efectos el artículo clásico de Edgardo Lander sobre “La ciencia neoliberal”. Se encuentra en:

http://www.tni.org//archives/archives/lander/ciencianeoliberal.pdf

 Jesús Ambel toma la palabra para exponer su preocupación sobre los efectos de la evaluación en la subjetividad contemporánea. En su opinión, el sujeto no siempre calcula con tino su función de utilidad porque precisamente su estatuto de sujeto atrapado en el campo del goce, deja siempre una parte del goce que es más bien del orden de lo inútil. Con la evaluación se borra de un plumazo el “humus” de la humanidad, a la que se refería Lacan.

 Juan Irigoyen intervino para argumentar en torno a lo que llamó “el capitalismo cognitivo” y recordó el libro de Bauman sobre “Vidas desperdiciadas” en la que aparece la noción de “superfluos” en oposición a lo “necesarios” que somos todos pero en tanto “consumidores”.

 Manuel Valle tomó la palabra para argumentar en torno a que el saber en la actualidad ya no está sino en el sistema técnico. Lo que supone un cambio con el pasado cuando el saber estaba en la cabeza del artesano. Un argumento que le recordó a Jesús Ambel el libro de Saramago “La caverna” y el libro de Sennett sobre “La corrosión del carácter” que trabajó Mercedes de Francisco, colega psicoanalista de Madrid.

 Sergio Hinojosa recordó la noción de “bautismo evaluativo” que desarrollan Milner y Miller en ¿Desea usted ser evaluado?, Miguel Gómez ediciones, Málaga, 2004.

 Establecimos, por último, dos temas que pueden ir configurando la primera de las Jornadas a celebrar cuando la “masa crítica” esté preparada:

 1. ¿Esto de la evaluación de dónde viene?: capitalismo y ciencia

2. Política institucional y evaluación en la educación andaluza

 Fijamos la siguiente reunión para el viernes 12 de febrero, a las 17.00 horas en la Facultad de Políticas, gracias a la hospitalidad de Juan Irigoyen.

REFLEXIONES DE MANUEL VALLE SOBRE LA PRIMERA REUNIÓN

Granada, 26 de enero de 2010

Querido Jesús:

Ando dándole vueltas a la cuestión de la evaluación y se me ocurren un par de cosas que comentar para tener en cuenta a la hora de ir organizando el invento.

La primera de ellas es que pienso que algunos de vosotros, tú posiblemente, tenéis bastante claro qué es eso de la evaluación —al menos en lo que se refiere a los datos más elementales—, pero otros —por ejemplo, yo— no sabemos casi nada del asunto. Por eso creo que vendría bien para la primera jornada una intervención inicial que tuviese un tono mínimamente analítico y máximamente informativo y expositivo, algo así como un recorrido por el asunto de la evaluación que aporte fechas, datos, documentos etc. Creo que sería bastante útil para los menos informados y serviría a la vez para centrar el tema y evitar que haya demasiada dispersión en los debates (aunque ya sabemos que habrá dispersión, y es normal y bueno que así sea, siempre que no se convierta en un diálogo de besugos o un paño de lágrimas colectivo donde cada uno vaya a contar sus penas).

Hay otra cuestión que no sé si es oportuno prever con antelación. Yo creo que por debajo de todos los problemas de la educación hay un mar de fondo y un proceso social unificado. Pero ese proceso se muestra de modo muy diferente en los distintos niveles educativos (Primaria, ESO, Bachillerato, Universidad). Además, al menos en la Enseñanza Primaria y Secundaria (y supongo, aunque no lo conozco bien, que igualmente en la Universidad) la contradicción entre los centros privados y públicos es fundamental (en el sentido de que lo que es verdad en un caso puede ser mentira en el otro). Si a esto unimos el hecho de que hasta cierto punto cada uno vive en su parcela sin saber mucho de lo que le está ocurriendo a los demás, nos aparece aquí otro elemento que puede servir para convertir las jornadas en una especie de Torre de Babel.

Los dos apartados anteriores se refieren a medidas que se podrían tomar para centrar el debate. No es que a mí me gusten los debates cerrados, ni mucho menos, y desde luego en ningún caso un debate controlado. Pero anoto estas cosas porque conozco el paño —después de muchas reuniones de profesores formales e informales, oficiales o sindicales o políticas etc.—, y sé que a los profesores, por sentirnos tan descolocados y perdidos y aturdidos, lo primero que se nos ocurre (a mí el primero) es ponernos a lamentarnos y contar penas particulares, anécdotas más o menos irrelevantes y cosas por el estilo. No te voy a contar a ti lo que significa escuchar a alguien que necesita desahogarse porque tú lo sabes mejor que yo.

Hay otra cosa que no tengo muy claro si encaja o no encaja en este debate. Me refiero a mis preocupaciones particulares (a lo mejor manías), las cosas sobre las que me vengo interesando últimamente: en concreto el proceso de sustitución que se está operando por el que las empresas se convierten no sólo en entidades productivas sino en instituciones ideológicas y formadoras de sujetos (directamente y no a través de los Aparatos de Estado). Yo no sé si le doy demasiada importancia a estas cosas cargando las tintas del debate en algo que a lo mejor no tiene tanto peso como a mí me parece o simplemente no corresponde ahora. Por eso te envío dos enlaces (son sólo dos ejemplos) para que les eches un vistazo y me cuentes si consideras que esto tiene algo que ver con el asunto y si merece la pena incorporarlo de alguna manera o tenerlo en cuenta. Los enlaces son estos:

http://www.youtube.com/watch?v=MERYRgbipZs

http://www.youtube.com/watch?v=R0JIaEaY0R4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: